Día 2 (16 julio) Orallo 2018

Buenos días!

Hoy el día ha amanecido nublado y fresco, pero es nuestro primer día de campamento y nada va a arruinarlo, ni el frío ni la lluvia, y por ello nuestras aguerridas scouters comienzan el día con el baile activador de las mañanas seguido a duras penas por nuestros legañosos scouts.

Burbuja y Raksha, encargadas del baile

Este año como novedad, las secciones pequeñas han elegido una temática general para su campamento. La colonia se basa en los Niños Perdidos de Peter Pan, y la manada en el cine, y hoy se han puesto manos a la obra.

Los más pequeños de campamento han empezado el día siendo sorprendidos por sus grandes castoras comportándose como verdaderas niñas perdidas: disfrazadas y maquilladas al uso. Les han explicado la aventura y para hacerles formar parte del grupo, también les han pintado la cara y les han dado pulseras.

 

Nuestros castores pintores

Después de formación se han dedicado a  lo que suelen en los comienzos de las salidas: han hecho la bandera para su zona de castores y han escrito encima las normas que les parecían más adecuadas para cumplir (algunas como escuchar al resto de castores y de monitores, o despertarse con una sonrisa). Luego, enlazando con la idea general, han jugado al escondite al revés, y después ha comenzado la verdadera aventura: ¡hacer disfraces de niños perdidos para cada uno!

Los lobatos por su parte han dedicado la mañana a poner bonita su parcela y a hacer todo tipo de construcciones. Han podido construirse una valla para delimitarlo y un portalón donde caben hasta los viejos lobos. También han levantado su mástil en el centro de su zona y han montado una “hoguera” con muchos palos que por la noche usarían poniendo una linterna debajo.

 

Lobatos en su portalón

La tropa por su parte también se dedicó a las construcciones en su parcela. Hicieron un escurreplatos, un mástil y también una puerta con diseño incluido para su zona.

El rancho ha consistido en unas estupendas lentejitas caseras sin chorizo por descuido de los proveedores, y para alegría de los vegetarianos y musulmanes, y sin patatas por descuido de “alguien” en cocina…pero muy ricas y sabrosas.

 

Qué ricas!!

 

Y a fregar los restos

Por la tarde la actividad física de nuestros scouts se ha relajado. La colonia ha continuado sus disfraces, que han confeccionado con bolsas de basura, telas y cartulinas (divinas de la muerte!!) y después ha hecho un desfile de moda entre todos (que no se cuelga porque pesa mucho…pero más adelante disfrutaréis)

La manada ha estado trabajando en sus normas y han jugado un “atrapa la bandera”

La tropa ha jugado a una gymkana sobre escultismo…que aunque no era una gymkana guarra algunos han terminado gloriosos…

Pero siempre guapxs

Y una vez limpitos y aseados a cenaaaar: judias verdes con tomatito casero chup chup y salchichas frescas de pollo

Qué rico!!

 

Durante la  velada nocturna los castores hicieron su consejo de problemas, la manada según sus propias palabras “un juego muy raro de dioses” y la tropa preparó sus macutos, que mañana parten a su ruta.

La noche, como viene siendo habitual, nos sorprende cuajada de estrellas y con un frío pelón…nada que no arregle un buen saco de dormir…

Buenas noches y buena caza!!

==================================================================================

Conectamos con los corresponsales en Zellhof, Austria

ACHICAMOS NUESTRA CANOA

Nos despertamos con el cielo nublado y la previsión de hoy era de lluvia.
Comenzamos el día desayunando palmeritas de hojaldre y un vaso de leche. La primera actividad del día ha sido, cambio de imagen, preparada por Jaime Fernández, Aroa y María, en la cual desarrollamos nuestra imaginación para plasmar en nuestras caras palabras con mucho significado (feminismo, homofobia, belleza, madurez, racismo, imaginación y perfección). De repente, la lluvia nos alcanzó… Tras el remojón terminamos la dinámica de ayer por la noche, el tema elegido era ‘Los niños de Tailandia’.

Gustáis??

Para recargar energía comimos unos ricos guisantes con zanahoria, cebolla y ajo. Y sin tiempo libre nos dirigimos a Mattsee, un pueblito cercano (2 km) para navegar en barca por los lagos. Con los brazos doloridos de remar y remar, achicar y achicar, tomamos una merienda a elección de cada una en el super BILLA, además de realizar la compra de la comida de los próximos dos días. Y de vuelta a campamento para seguir afianzando amistades

Gracias a nuestros contactos, un grupo de Dublín (Irlanda) nos ayudó a construir un soporte para nuestra futura hoguera al estilo Phoenix.

Para cenar una sopa de verduras y fideos, y unas salchichas al estilo alemán.

La velada fue un taller de relajación, muy apropiado para el día.
Hemos conquistado tierra y mar ¿Qué nos deparará el futuro?
¡Al abordaje!

Salida de familias de fin de ronda

¡Menudo día el de ayer! Tuvimos una fantástica salida de familias para despedir la ronda.

Nuestro comité de familias organizó una ruta preciosa, y luego una gymkhana de juegos tradicionales en la que sobraron las carcajadas y las sonrisas. A la hora de comer, tuvimos un concurso de croquetas y la ganadora del concurso fue Marian, con unas croquetas riquísimas de pollo. Por la tarde disfrutamos de un bingo scout personalizado (también organizado por el comité), y de un furor de padres y madres contra niñ@s y scouters (con una paliza por parte del equipo de l@s benjamines).

Fin de la ruta, en la fuente de la campanilla

El juego más complicado de todos, ¡tod@s empapad@s!

Carrera de sacos, ¡qué cansancio!

Nuestra maestra croquetera con su corona

Los ganadores del primer Bingo

L@s ganador@s del segundo bingo

Muchísimas gracias al comité de familias que se curró esta pedazo salida, sin vosotr@s no hubiera sido posible.

Sin duda, fue la manera perfecta de acabar la ronda con buen sabor de boca. Nos vemos de nuevo en campamento, ¡Qué ganas!

Crónica Día 22 Campamento de Verano 2014 (II)

Crónica del martes 22 en el Campamento de Verano 2014 – Segunda parte
Como indicamos ayer, los pioneros, después de varios días de ruta, volvieron y nos dejan el relato y las fotos de ese periplo. Para que lo podáis apreciar mejor se muestra separado por cada día:

Día ( 17 )

«Salimos del campamento el día 17 a las siete, con tres horas de retraso a lo previsto. Teníamos pensado dormir en un pueblo llamado Navalperal pero debido a que estaba más lejos de los esperado, después más xxx primero paramos en Aliseda y después llegamos a un descampado y acampamos allí, a unos 13 kms. del campamento, aunque esa noche pasamos un poco de miedo, ya que Elena y Alicia decían haber encontrado un muro que a la mañana siguiente había desaparecido, tan solo era una roca.»

Día ( 18 )

«Al día siguiente llegamos a La Angostura y estuvimos dos horas jugando a “Puerto Urraco”. Posteriormente llegamos a Navalperal a tiempo para comer un delicioso arroz con tomate y pavo (algunos granos tenian complejo de dientes).
Ya conoceis a los pioneros, decidimos no andar más y nos quedamos allí a dormir. Esa noche entre los pueblerinos conocimos a uno muy especial, nuestro querido amigo Sergio… montado en su bicicleta, con gafas de sol, la gorra “p’arriba” y sus altavoces de playboy, con musicote a todo volumen.»
Día ( 19 )

«El siguiente día salimos en dirección a “la plataforma” y paramos a comer en una explanada al lado del río donde nos bañamos hasta que empezó a llover. Improvisamos un refugio con las lonas multiusos y nos resguardamos debajo haciendo ¿qué? JUGANDO A LAS CARTAS, para variar.
Cuando las goteras nos impidieron seguir jugando, decidimos salir a la aventura a andar bajo la lluvia. Tras dos agotadoras horas encontramos un refugio en medio de la montaña, nos metimos y allí nos cambiamos ya que las botas parecían cantimploras. Para pasar el rato jugamos al juego de “los personajes” durante 3 horas, cenamos una rica fabada con albondigas y dormimos todos apretaditos.»

Día ( 20 )

«El domingo por la mañana bajamos al pueblo, ya que hacía mejor día, y comimos en una gran explanada donde había otro grupo al lado del río. Estuvimos descansando y comiendo 2 helados cada uno hasta que atardeció, entonces subimos al mismo sitio donde habíamos dormido el segundo día. Allí nos esperaba nuestro gran admirador, Sergio, el cual nos siguió toda la noche hasta que nos acostamos.»
Día ( 21 )

«A la mañana siguiente nos levantamos a la misma hora que siempre y ¡Ah! ¡¡Sorpresa!! nuestro increíble monitor, Tito, nos había comprado bollería para desayunar. Salimos con fuerza de camino al campamento por carretera y paramos a comer en Aliseda donde nos comimos el esperado bocadillo de atún con tomate y un helado. Como siempre, sin prisa, a las 18:30 salimos hacía el campamento y llegamos sin ni siquiera el clásico séquito de moscas, ya que murieron a causa del olor.»