Día 6 (21 julio) Puentenansa 2019

Hoy, como anunciaron, amanece el día nublado y fresco, lo que se agradece tras el calor sofocante de los días pasados.

La Colonia, durante la mañana, toman la cocina para elaborar una tarta de rechupete, de la que daremos buena cuenta algunos privilegiados a la hora de la merienda. Por la tarde juegan, sudan, ríen y se divierten.

La Manada aprende jugando: han experimentado la fuerza de la naturaleza preparando un volcán de bicarbonato, y desfogan sus energías con juegos como el «Bote Botero» y «Pi»

Tropa durante el día ha estado realizando diferentes actividades preparadas por ellos, todas ellas basadas en el desarrollo sostenible.

Menú del día: Comida, arroz caldoso con chipirones.
Cena, judías verdes con tomate y chuleta de Sajonia.

Y a continuación las gacetillas de los que andan fuera:

Esculta: Nos despedimos de la playa de San Vicente y partimos hacia Cades, punto clave en el camino Lebaniego. La ruta fue mucho más liviana que el resto de días pero con chispeo constante, el tiempo no acompañaba. Al llegar a Cades la esculta cocinó un estupendo arroz con tomate, maíz y atún y tras la siesta nos movimos los últimos kilómetros por carretera para visitar al clan vecino en Celis, donde hicimos algo de yoga para estirar bien todo el cuerpo. Cenamos, nos comimos un helado y ¡a dormir!

Clan: 21 de julio 1936: Durante la noche de ayer salieron por primera vez a la carga, una nueva era de héroes y heroínas, el Clan antiarañas. Con nuestras armas (dos cacerolas) luchamos contra el Octopus, tras un taconeo y un RKO, acabamos haciendo una trinchera de macutos.
Esta mañanuca, recibimos un comunicado de Miguel Hernández, necesitaba que construyéramos un refugio, un escondite subterráneo y una flor de lis visible a 100 metros.
Tras cumplir las misiones, nos dirigimos a la Cueva El Soplao. Nos subimos en el trenecito para conocer la maravillosa creación de la naturaleza, aprovechada por los maquis conocidos como Juanín y Bedoya,

como escondite . En 1857, al igual que el nacimiento de Baden Powell, se inició la apertura de esta cueva, la cual se quería aprovechar para la extracción de Zinc y Plomo. Tras muchas estalactitas y estalagmitas, llegamos a la sala de la Ópera donde nos dejamos el cuello mirando el indescriptible techo.
Después un rico bocata de sardinas con las vistas a nuestro siguiente objetivo, Celis. David y Candela de camino a la escuela han escuchado una buen historia sobre la Guerra Civil. Hemos visita al grupo Scout Pléyades de Salamanca, que tenían día de familias. Mientras hacíamos la cena ha llegado la Esculta, unas máquinas de andar. Tras los saludos protocolarios, hemos jugado la última partida de gatitos durante la ruta, en la que Lucía, como siempre, perdió la primera ronda. Mañana madrugón. Buenas noches.
Frase del día: «En vuestra mano está la libertad del ala, la libertad del mundo, soldados voladores: y arrancaréis del cielo la codiciosa y mala hierba de otros motores» (Miguel Hernández)

Y con esto y un bizcocho…hasta mañana a las ocho!!!

Buenas noches y buena caza!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario